miércoles, 19 de julio de 2017

20 lecciones del siglo XX sobre la tiranía

Hoy les comparto la reseña de un estupendo libro sobre política internacional, que está en boga y que recientemente concluí de leer.

On Tyranny, de Timothy Snyder (disponible en Amazon, en idioma inglés), es uno de los mejores libros de esta temporada que alerta al mundo sobre lo peligroso de dar por sentado que las peores páginas de la historia mundial contemporánea no pueden volver a repetirse en nuestros países. Visiblemente dedicado al arribo de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos en enero de este 2017 y al peligro que encierra dicho personaje, On Tyranny recoge 20 lecciones que no debemos olvidar, para evitar cometer los mismos errores de quienes permanecieron impávidos ante el avance y fortalecimiento de varias de las peores tiranías del siglo XX, muchas de las cuales surgieron después de ascender al poder democráticamente. Estas son las lecciones, sobre las que repito, Snyder siempre tiene en mente a Donald Trump, pero que son aplicables a cualquier latitud.

1. Do not obey in advance (No obedezcas por adelantado).- La obediencia anticipada empodera a los tiranos en potencia. Así les ocurrió a los austriacos, que en 1938 recibieron eufóricos a los nazis, cuando entraron en su país, e hicieron posible que el Holocausto sucediera también en su Austria.

2. Defend institutions (Defiende a las instituciones).- Las instituciones no se protegen solas. Hay que elegir siempre una que nos importe (por ejemplo, la ley, los jueces, un diario, etc.) y ponernos de su lado. Es un error suponer que quien llegó al poder a través de las instituciones, las protegerá. Ahí está también como ejemplo la actitud pasiva de una buena parte de los judíos en 1933, ante el triunfo electoral de los nazis en Alemania.

3. Beware the one-party state (Ten cuidado con los Estados de partido único).- Apoya a los sistemas multipartidistas y defiende las reglas de las elecciones democráticas. Un partido envalentonado por un resultado electoral, cambiará el sistema desde adentro.

4. Take responsibility for the face of the world (Asume la responsabilidad por cómo se ve el mundo).- Los símbolos de hoy habilitan la realidad del mañana. Aceptar el catalogar o marcar a otros por motivos étnicos, económicos o de pertenencia a un grupo, es abrir las puertas a un futuro infame. Lo que puede parecer un gesto de orgullo hoy en día, puede terminar siendo un gesto de exclusión mañana. Ahí tenemos como ejemplo los carteles mandados hacer por Stalin en la URSS, que dibujaban a los granjeros privados como cerdos (lo que ocasionó una gran cacería de éstos en los años 30). También recordemos los pins con la svástica en ese mismo periodo, o las posteriores estrellas de David bordadas en la ropa de la comunidad judía por órdenes de los nazis, e incluso la bandera confederada de los estados del sur de Estados Unidos (un símbolo de racismo, sin duda).

5. Remember professional ethics (Recuerda la ética profesional).- Cuando los líderes políticos dan un mal ejemplo, el compromiso de los profesionistas para con el correcto y justo ejercicio de su profesión se vuelve muy importante. La ética profesional nos debe guiar precisamente ante situaciones contrarias y excepcionales. Como ejemplo tenemos a los abogados y a los médicos en la era nazi. Si los abogados hubieran seguido la norma de no permitir ejecuciones sin juicio justo previo, o los médicos hubieran obedecido su juramento hipocrático que les prohibía efectuar operaciones sin consentimiento de las personas; o bien si los hombres de negocios de ese periodo se hubieran opuesto a la esclavitud, o si los burócratas se hubieran negado a dar trámite a los homicidios, el régimen nazi hubiera estado más presionado para llevar a cabo las atrocidades por las que todos los recordamos.

6. Be wary of palamilitaries (Desconfía de los paramilitares).- Cuando el hombre que tiene armas y que siempre estuvo en contra del sistema comienza a usar uniformes, antorchas y a sostener la foto de un líder, el final está cerca. Sólo el gobierno está legitimado a usar la fuerza. Y si se permite que la violencia fuera de la ley llegue al poder, el poder será violento. Tenemos el ejemplo de las SS y las SA en el Tercer Reich: comenzaron fuera de la ley, luego fueron organizaciones que trascendieron a la ley, y finalmente y una vez en el poder, desecharon la ley. Este tipo de organizaciones primero retan a la policía y a los militares, luego los penetran y finalmente los transforman.

7. Be reflective if you must be armed (Sé reflexivo si tienes que estar armado).- Muchas veces quien está armado es utilizado o manipulado por el mal en el poder para cometer homicidios en su nombre o en defensa de su ideología de odio. Como ejemplo tenemos a la policía local que ayudó a Stalin durante la época del terror en la URSS (en los años 30).

8. Stand out (Destaca).- Es fácil seguirse de largo. Puedes sentirte extraño al hacer o decir algo, pero sin ese malestar no hay libertad. Recordemos a Rosa Parks, la mujer afroamericana que se negó a desocupar su lugar en el autobús, en la zona exclusiva para blancos. En el momento en el que das el ejemplo, el status quo se rompe y otros te seguirán. Otro ejemplo lo tenemos en las potencias europeas democráticas en los años 30, que no hicieron nada ante las invasiones de los nazis a Austria y Checoslovaquia. Hasta que llegó Churchill y se negó contra todas las adversidades, a pactar con los nazis.

9. Be kind to our language (Sé amable con el uso de nuestro idioma).-  Abstente de pronunciar las frases como lo hace todo el mundo. Sepárate de Internet. Lee libros. Los totalitarismos manipulan el significado de las palabras. Cuando sólo repetimos las palabras que aparecen en los medios, las legitimamos. Para evitarlo, necesitamos leer más.

10. Believe in truth (Cree en la verdad).- Abandonar la verdad es abandonar la libertad. Te sometes a la tiranía cuando renuncias a la diferencia entre lo que quieres escuchar y la verdad. Renunciar a la verdad es morir como individuos. Hay 4 formas en que puede morir la verdad (a decir de Victor Klemperer, en su estupendo libro The language of the Third Reich, de 1947):

UNO. Cuando hay abierta hostilidad a verificar la realidad.

DOS. Cuando te sometes a un encantamiento chamanístico. Como repetir varias veces una falsedad o un mensaje con un trasfondo falso (del estilo de "Build that wall").
TRES. Cuando aceptas pensamientos mágicos (o propuestas contradictorias). Aceptar las mentiras evidentes, requieren de un abandono de la razón.
CUATRO. Cuando tienes una fe extraviada. Que consiste en una auto deificación, en la que no hay lugar para el desacuerdo, pues la verdad proviene "desde el cielo". Ahí está por ejemplo el "I can solve it", o el "I'm your voice". En este caso, la verdad se vuelve oracular, más que factual. No necesita de comprobación. Otro ejemplo es la "post verdad", que no es otra cosa que la actitud fascista ante la verdad.

11. Investigate (Investiga).- Descubre cosas por ti mismo. Invierte más tiempo en leer artículos largos. Financia el periodismo de investigación escrito. Sé responsable acerca de los que comunicas a otros. El individuo que investiga es también un ciudadano que construye. El líder que desprecia a los investigadores es un tirano en potencia. En la campaña de EE.UU. en 2016, las fuentes de información de los votantes vía Internet, superaron al contacto físico con los promotores, e Internet es más fácil de manipular. Si encontramos natural pagar por un plomero o un mecánico, debe ser igual con la información. Uno obtiene lo que paga. Si verificas la información no enviarás entonces noticias falsas a otros. Si retuiteas sólo a quienes siguen protocolos de información, serás menos propenso a interactuar con bots y trolls. Cuando manejamos, no vemos al otro con el que evitamos chocar de frente, pero estamos ayudando y protegiendo a esa persona decenas de veces al día. Lo mismo sucede con quien está al frente de una computadora: no lo vemos, pero somos corresponsables de lo que lee. Si aprendemos a no hacer violencia por Internet, otros aprenderán a hacer lo mismo. Y entonces, la web dejará quizá de parecer un gran y sangriento accidente de tránsito.

12. Make eye contact and small talk (Haz contacto visual y breves charlas).- Los regímenes tiranos existieron en diferentes momentos de la Europa del siglo XX. La Italia fascista de los 20, la Alemania nazi de los 30, la URSS del gran terror (1937-38), o las purgas de la Europa del este comunista en los 40 y 50. Y la gente que vivía con miedo por la represión, recuerdan cómo los trataban sus propios vecinos. Una sonrisa, un apretón de manos, unos buenos deseos al vecino algo banal en situaciones normales tuvieron gran significado. Cuando los amigos, colegas o conocidos evitan la mirada, cruzan la calle para evitar el saludo o el contacto, el miedo crece. Si tú le das su lugar a la gente, los harás sentir mejor. En el más peligroso de los tiempos, los que sobreviven o escapan saben en quién confiar. Tener viejos amigos es el último recuerdo, y hacer nuevos amigos, es el primer paso hacia el cambio.

13. Practice corporeal politics (Practica la política corporal).- El poder, quiere ver tu cuerpo apoltronado en un sofá, y tus emociones disipándose sobre la pantalla. Pon tu cuerpo en lugares no familiares, con gente que no te resulte familiar. Haz nuevos amigos. Para que una resistencia sea exitosa dos límites deben cruzarse, aún tratándose de personas con historiales distintos, que no eran antes amigas. Si los tiranos no perciben consecuencias de sus actos en un mundo de tres dimensiones, nada cambiará. El movimiento Solidaridad, por ejemplo (1980-81), triunfó en Polonia porque fue una coalición de trabajadores con profesionistas y con la Iglesia Católica. Lo mismo que por estudiantes, abogados y otros más. Durante esos 16 meses en que Solidaridad fue legal, se afiliaron 10 millones de personas, de modo que cuando se volvió a declarar ilegal en 1981, ya era tarde. En 1989 cuando los comunistas necesitaron interlocutores, buscaron a Solidaridad. El sindicato exigió elecciones, que ganaron. Y eso precipitó la caída del comunismo en Polonia, en Europa y finalmente en la URSS.

14. Establish a private life (establece una vida privada).- Los gobernantes más desagradables usarán lo que sepan de ti para hundirte y usarán malware regularmente, para ingresar a tu computadora y estropearla, o para extraer tu información. Recuerda que el correo electrónico no significa escribir en el aire. Considera usar formas alternativas de escribir y no les dejes ganchos sueltos, incluso trata de no tenerlos. Para Hannah Arendt, el totalitarismo no significa un estado todopoderoso, sino el borrar las diferencias entre la vida pública y la privada. El totalitarismo remueve la diferencia entre lo público y lo privado no sólo para hacer que los individuos no sean libres, sino para mover a la sociedad fuera de las políticas normales y hacia las teorías de la conspiración. Somos libres sólo en cuanto controlamos lo que la gente sabe sobre nosotros y en qué circunstancias llegaron a saberlo.

15. Contribute to good causes (Contribuye a las buenas causas).- Sé activo en organizaciones, sean políticas o no, eso expresa tu propia visión de vida. Escoge dos obras de caridad y dales dinero. Entonces habrás hecho una libre elección para apoyar a la sociedad civil y ayudar a otros a hacer el bien. Los anticomunistas de Europa del este durante la posguerra, por ejemplo, enfrentando una situación extrema, reconocieron la actividad en apariencia no política de la sociedad civil, como una expresión y un salvavidas de libertad. Tuvieron razón. En el siglo XX los mayores enemigos de la libertad fueron hostiles hacia las organizaciones no gubernamentales benéficas y otras parecidas. Los comunistas querían que esos grupos estuvieran oficialmente registrados y los transformaron en instituciones de control. Los fascistas por su parte, crearon un sistema corporativo, en donde cada actividad humana tenía su propio lugar, y estaban subordinadas todas al partido del Estado.

16. Learn from peers in other countries (Aprende de compañeros que estén en otros países).- Mantén amigos en el extranjero, o haz nuevos amigos en otros países. Ten pasaporte. Un año antes de las elecciones de Estados Unidos, los periodistas ucranianos y rusos fueron más capaces que los encuestadores norteamericanos en predecir lo que vendría y como reaccionar. Cuando en 2013 la propaganda rusa hizo de Ucrania un objetivo, sus periodistas y otros reaccionaron inmediatamente y de manera decisiva con campañas para exhibir la desinformación. Cuando los rusos lo hicieron con la oponente de Donald Trump, la demócrata Hillary Clinton, los medios locales no actuaron igual. Los ucranianos ganaron y los estadounidenses perdieron, en tanto que los rusos no lograron en ese país y sí en Estados Unidos, colocar al presidente que preferían. La Historia durante mucho tiempo corría de oeste a este, ahora parece moverse de este a oeste. Todo lo que ocurre aquí, ya pasó allá.

17. Listen for dangerous words (Escucha las palabras peligrosas).- El más inteligente de los teóricos nazis, Carl Schmitt, explicó en lenguaje claro la esencia de la gobernanza fascista. La forma de destruir todas las reglas, decía, era enfocarnos en la idea de la excepción. Un líder nazi evade a un oponente creando la convicción general de que el momento presente es excepcional, y transformando el estado de excepción en una emergencia permanente. Los ciudadanos luego cambian la libertad real por seguridad irreal. Cuando los políticos hablan de terrorismo, hablan de algo cierto, pero cuando piden cambiar la libertad por la seguridad, debemos ponernos en guardia. No es necesario cambiar una por otra. Quien lo diga, probablemente desea negarte ambas. Lo mismo ocurre con quien llama extremistas a quienes no acceden a los caprichos de un tirano. El único extremista, al haber roto el orden, la libertad y la seguridad, es el propio tirano.

18. Be calm when the unthinkable arrives (Estate tranquilo cuando lo impensable ocurra).- La moderna tiranía es gestoría del terror. Cuando el ataque terrorista llega, recuerda que los autoritarios aprovechan para consolidar su poder. El desastre inesperado que requiere el fin de los frenos y contrapesos, la disolución de los partidos opositores, la suspensión de la libertad de expresión, el derecho a un juicio justo, etc., son el más viejo truco en el libro hitleriano. Así fue como los nazis ganaron las elecciones del 5 de marzo de 1933, después del extraño incendio del Reichstag, la noche del 27 de febrero. O bien, Vladimir Putin las elecciones de 2002, después de meses de "combatir" al terrorismo. Desde entonces, Rusia ha alentado a grupos de extrema derecha (o izquierda) en el mundo: están dentro de su esfera de intereses.

19. Be a patriot (Sé un patriota).- Patriotismo implica servir a nuestro propio país. No es lo mismo que ser nacionalista. Un nacionalista nos alienta a ser o sacar lo peor de nosotros, y luego nos dice que somos lo mejor. Un nacionalista, como decía Orwell, a pesar de reflexionar interminablemente sobre el poder, la victoria o la revancha, tiende a no interesarse en lo que ocurre en el mundo real. El patriota en cambio y en contraste, quiere a su nación vivir sus ideales, lo que significa ser lo mejor de nosotros mismos. El patriota se interesa por lo que ocurre en el mundo y tiene valores universales. Siempre quiere que su nación lo haga cada vez mejor. Ante el rango oscuro de nuestras posibilidades, el nacionalista mejor dirá "aquí no puede pasar"; el patriota dirá que puede pasar, pero que lo detendremos.

20. Be as courageous as you can (Sé tan valiente como puedas).- Si ninguno de nosotros está preparado para morir en pro de la libertad, entonces todos nosotros morirá bajo una tiranía.

EPÍLOGO.- Debemos estar alertas ante las políticas de la inevitabilidad, que piensan que el destino nos conducirá siempre a algo bueno, y de las políticas de la eternidad, que aseguran que hubo un pasado mejor, aunque éste nunca haya existido o sea libre de cualquier relación con los hechos. Ambas posturas son anti históricas. La primera es como un coma; la segunda como una hipnosis.



viernes, 23 de junio de 2017

Miguel Miramón: 150 años del Joven Macabeo


—Si le hubiera hecho caso a mi esposa, no estaría yo aquí —exclamó con pesar el General Miguel Miramón, en la celda del emperador Maximiliano, a la que acudió para despedirse de él. En pocos minutos ambos serían enviados al Cerro de las Campanas, para ser pasados por las armas.
—Mi querido Miramón —respondió el emperador con amargura, mientras colocaba la mano en el hombro de su General más valioso—, yo estoy aquí precisamente por haberle hecho caso a la mía.

Esta escena hipotética, aparecida en la telenovela histórica El vuelo del Águila (1996), aborda la ironía dramática vivida por los dos famosos prisioneros, a punto de morir: uno de ellos reconociendo que su esposa, Conchita Lombardo, le había sugerido huir de ese triste final, mientras que la mujer del otro, la emperatriz Carlota, lo presionó y convenció para venir a México, y ahora era demasiado tarde para impedir el conocido desenlace.


Hace un par de días se cumplió siglo y medio de la muerte del General Miguel Miramón y Tarelo. El 19 de junio de 1867, acompañando al emperador Maximiliano y al tambien General Tomás Mejía, Miramón fue fusilado por órdenes de Benito Juárez, quien les negó a los tres clemencia e indulto, a pesar de ser uno de ellos Jefe de Estado (así fuera de facto), y los otros dos militares de carrera, lo que conforme a los protocolos para los prisioneros de guerra de esa época, obligaba a los vencedores a tratarlos con honor, y no como vulgares delincuentes. Un comportamiento deshonroso el de los vencedores republicanos. Las "3 M" del Cerro de las Campanas (Maximiliano, Miramón y Mejía), son una página negra de nuestra historia.

Y desde esa fecha y hasta hoy, la historiografía construida por el liberalismo juarista y magnificada a partir del siglo XX por el PRI, ha colocado a Miramón en los libros de historia como un villano; como un traidor. Nada más alejado de la realidad. Incluso el mismo Miramón, al expresar sus últimas palabras, denunció esa injusta acusación, de frente a sus verdugos:


"Mexicanos: en el Consejo, mis defensores quisieron salvar mi vida. Aquí pronto a perderla, y cuando voy a comparecer delante de Dios, protesto contra la mancha de traidor que se ha querido arrojarme para cubrir mi sacrificio. Muero inocente de ese crimen, y perdono a sus autores, esperando que Dios me perdone, y que mis compatriotas aparten tan fea mancha de mis hijos, haciéndome justicia. ¡Viva México!"




Miguel Miramón fue un patriota. Un hombre que amó profundamente a México, como lo demostró desde muy joven. Es el único niño héroe cuya presencia en el Castillo de Chapultepec el 13 de septiembre de 1847, durante la heroica defensa del castillo, está plenamente documentada. Es el 7° Niño Héroe, censurado por los libros de texto gratuito (como tantos otros héroes del conservadurismo mexicano), pero que con apenas 15 años de edad y como cadete del Colegio Militar, tomó las armas, para defender a su país de la injusta invasión yanqui. Incluso salió herido de esa gesta en Chapultepec.


En 1857, al igual que la inmensa mayoría de los mexicanos, Miguel Miramón se sintió agraviado y ofendido por una Constitución liberal que era agresiva contra su religión, a la que se pretendía aniquilar. Y en un claro ejercicio de objeción de conciencia, no dudó como militar y como católico, en usar las armas para defender su fe. No hay ningún crimen en ello. Por esa convicción y por su acción militar para defender a su Iglesia, fue llamado El Joven Macabeo, en recuerdo de Matatías Macabeo, el famoso personaje bíblico que encabezó una revuelta para defender el derecho de su pueblo, el judío, a profesar su fe. Miramón se opuso al jacobinismo anticlerical de los liberales, y eso lo llevó a ser designado por el bando conservador, con apenas 26 años de edad, presidente de México. Es el más joven de todos nuestros presidentes.



Como presidente, el Joven Macabeo comprendió que atrás del anti catolicismo liberal, estaba Estados Unidos, primer beneficiario de la división de los mexicanos, para imponerle al país sus intereses y su estilo de vida. Miramón lo había vivido en carne propia, en el 47. Por ese otro motivo, se enfrentó a los liberales, afectos al coloso del Norte, y con quienes habían firmado el ignominioso Tratado McLane-Ocampo, por el cual hipotecaron nuestra dignidad nacional a cambio de armas, apoyo militar y reconocimiento diplomático al gobierno juarista. Gracias a ese polémico tratado, Juárez y los liberales fueron rescatados en Veracruz por los estadounidenses, cuando estaban a punto de ser derrotados por Miramón. Y en un giro de los acontecimientos, el liberalismo se alzó con la victoria en la Guerra de Reforma.

En 1861, como en nuestros días, la monarquía gozaba de popularidad en el mundo como forma de gobierno. Entonces como ahora, era la forma de gobierno predilecta de los países más desarrollados de Europa, igual que de Japón. En esa época además, era común que los países fueran gobernados por monarcas que no siempre tenían una cuna nacional, sino que a veces eran extranjeros. En Europa eso era usual. En el cono sur de América por ejemplo, Brasil, país independiente desde 1822, acogió como forma de gobierno a la monarquía durante casi todo el siglo XIX y fue gobernado por la misma familia reinante en Portugal, la Casa de Braganza. En el México decimonónico no se asociaba tampoco el origen sanguíneo del gobernante al grado de soberanía de un país. Tan es así, que el cura Don Miguel Hidalgo, padre de la Patria, defendió hasta el final de sus días el derecho de Fernando VII (rey Borbón español) para gobernar a la Nueva España.

Por todas esas razones, fue lógico y perfectamente normal que los conservadores buscaran un gobierno monárquico de origen europeo que condujera al país hacia la paz y el progreso, que pusiera un hasta aquí al injerencismo norteamericano y que le devolviera a México lo mejor de sus tradiciones, comenzando con el respeto a las creencias religiosas de prácticamente la totalidad de los mexicanos (incluidos los liberales). Esa fue la postura asumida por el Partido Conservador. Y si bien Miramón no participó activamente en el proceso que culminó con la llegada a México de Maximiliano, príncipe católico de la Casa de Habsburgo, lo apoyó una vez en el poder, pensando que era lo mejor para nuestro país. En eso también fue congruente Miramón con sus ideales, mostrados desde su más temprana adolescencia.


De nueva cuenta y al igual que en 1861, Miramón no fue derrotado en 1867 por los liberales, sino por los norteamericanos, que apoyaron a Juárez en cuanto culminaron su Guerra Civil, dos años antes. Y acorde con su profundo sentido del honor y de la lealtad, se negó a abandonar al emperador en Querétaro, y decidió correr su misma suerte, aún pudiendo haber huido, desde antes de la toma de la ciudad, por los liberales, al mando de Mariano Escobedo.

Miguel Miramón fue un patriota, que perdió dos guerras, pero mantuvo impolutos su honor de militar, sus convicciones religiosas, su lealtad personal y su amor a México. Es momento de reivindicarlo ante las nuevas generaciones como el gran mexicano que fue.


lunes, 2 de enero de 2017

9 libros que recomiendo leer en 2017

Desde hace casi dos lustros, al comenzar el año suelo recomendarles libros. Lo hago sobre la base de los que considero los mejores que leí durante el año anterior. Mis queridos lectores pueden tener la certeza de que la siguiente reseña la hago con conocimiento de causa, y libre de spoilers.

Leo sobre distintos géneros. A veces quisiera poder leer más, pero la vida cotidiana, el trabajo y la familia como es natural, limitan ese propósito. Durante 2016 leí casi una veintena de libros, sin contar todo lo que devoré en Internet. Esta es mi selección de 9 buenos libros que pueden leer en 2017:

1. El abuelo que saltó por la ventana y se largó (Jonas Jonasson)


En este mismo blog podrán encontrar una entrada escrita meses atrás y dedicada específicamente a esta novela, que les recomiendo mucho, de manera que no abundaré mucho en ella. Pero sí les quiero dar algunos elementos sobre su contenido. Es una novela bestseller (o superventas, como se sugiere decir en español). De lo mejor del género policíaco con humor negro, muy del estilo sueco.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó trata sobre las peripecias de Allan Karlsson, un anciano que cumple 100 años, y justo el día en que el pueblo entero lo va a festejar, y ya con la fiesta lista y el señor alcalde presente en el asilo, desde su recámara decide que es mejor idea escapar de la fastidiosa prensa, políticos y gente que ni conoce y decide ir a la terminal de autobuses para tomar cualquiera, lejos de ahí. Sin querer, estando en la terminal, le dejan a cuidado una maleta llena de dinero y él se sube con ella al camión y se va. Lo demás, es la serie de andanzas del abuelo, el dinero y la gente que conoce, mientras la policía y los bandidos que le dieron a cuidar la maleta lo buscan desesperados, unos para cuidarlo y otros para matarlo. A lo largo de la novela, se cuenta la vida de Allan, y cómo fue que conoció y hasta intimó con personajes tan disímbolos como Franco, Truman, Stalin, Mao, Churchill y otros más, siempre de manera fortuita, como le ocurrió a Forrest Gump. Les recomiendo mucho esta novela. Se van a reír mucho y la van a disfrutar. El libro lo encuentran en formato impreso y en Kindle (Ebook). Yo lo tengo en versión impresa.

2. Cuándo robar un banco (Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner)


De los creadores de Freakonomics, ese superventas de hace unos años, en donde dos curiosos personajes como Levitt y Dubner dieron respuesta a preguntas como ¿Por qué los dealers viven con su mamá? o ¿Por qué tu nombre de pila determinara tu futuro profesional? o bien ¿Por qué los terroristas debieran contratar un seguro de vida? nos traen ahora su nueva entrega titulada Cuándo robar un banco. En el libro, que se publicó en el décimo aniversario de su famosa obra, los freaks dan respuesta como acostumbran a muchos temas, desvinculados unos de otros, pero siempre basados en datos duros y en la revisión de estadísticas de todo tipo, incluidas las fichas de la policía y los patrones de conducta de la gente, entre otras cosas. Los temas que tocan, los toman de lo mejor de sus libros anteriores y de su página web. Así que si además del título del libro quieren saber ¿Porqué KFC se queda siempre sin pollo frito? ó ¿Por qué no reciben propina las azafatas? ya saben en dónde leer las respuestas. El libro lo encuentran en formato impreso y en Kindle (Ebook). Lo leí en este último formato.

3. El Jefe de la banda (José Elías Romero Apis)


Tuve el privilegio de que José Elías Romero Apis fuera mi profesor, en la maestría en Administración Pública, hace unos años. Pocos hombre he tratado tan conocedores de los entramados de la política mexicana como él, que además desarrolló en México la ciencia de la cratología (de kratós, poder). El Jefe de la banda, no se refiere como el título supondría, al capo de un grupo delictivo. Tampoco a Don Cruz Lizárraga de la "Banda del Recodo" u otros grupos musicales. No. El jefe de la banda, es el presidente de México, y la banda, que sólo él puede usar, es la banda presidencial. 

En este delicioso libro, Romero Apis narra grandes secretos de la política mexicana y aspectos no conocidos de distintos presidentes mexicanos, desde Venustiano Carranza hasta Felipe Calderón. En el caso de los presidentes emanados del PRI, se cuenta a detalle y de manera inédita la forma como fueron destapados por su antecesor como candidatos, y luego presidentes. Aquí encontrarán algunos aspectos que no leerán en ningún otro libro (incluido el entrañable La presidencia imperial, de Enrique Krauze). Así que si gustan de la política y de la anécdota sabrosa, aquí tienen una muy buena opción. El libro lo encuentran en formato impreso, que fue en el que lo leí.

4. El psicoanalista (John Katzenbach)


Lleva más de un año encabezando la lista de los libros más populares y vendidos en Amazon, en donde es también el libro más descargado en versión electrónica. Una verdadera novela de culto. De las mejores que he leído en mucho tiempo. El ritmo y el nivel de adrenalina que provoca John Katzenbach son difíciles de igualar. Tiene diez años que la escribió y sigue siendo un superventas de obligada lectura. El Psicoanalista es un thriller psicológico que los mantendrá picados desde el inicio y hasta el final. ¿Es posible sacar de sus casillas a un prestigiado psicoanalista hasta el punto de que alguien apuesta a que se terminará quitando la vida en cuestión de unos días? Eso sucede en esta novela, un clásico entre perseguidor y perseguido, y en donde el protagonista, el doctor Frederick Ricky Starcks, recibe el día de su cumpleaños una carta anónima, en donde un sujeto lo amenaza con matar a un familiar si no es capaz de adivinar su identidad en un plazo perentorio. En lo que parece ser una venganza por algún suceso remoto, el doctor se ve obligado a intentar rastrear a un psicópata, mientras es testigo de cómo su vida y lo que construyó a su alrededor se empieza a desmonorar. ¿Logrará salir de este enredo Ricky? ¿No lo logrará? O ¿cómo responderá? No se pierdan esta estupenda novela, que encuentran en formato impreso y en Kindle (Ebook). Lo leí en Kindle.

5. Pensar Medio Oriente ( Maruan Soto Antaki)


Todos sabemos que el Medio Oriente es la zona más conflictiva del mundo. También que viven en una guerra constante y que de ahí han surgido algunos de los más famosos terroristas de la era moderna. Sabemos o hemos leído del eterno conflicto entre Israel y sus vecinos, pero lo que no sabemos es qué es en realidad Medio Oriente, quiénes lo componen, cuál es su historia, y cuál es su forma de pensar, de sentir y de vivir, y qué significa ser árabe. O por lo menos no lo sabíamos hasta que llegó este estupendo libro. En Pensar Medio Oriente, su autor responde a todas esas y más interrogantes, desde la óptica de alguien que es originario de ahí, al mismo tiempo que es mexicano. En el relato, Maruan Soto Antaki, un joven de 40 años y de origen árabe, nos lleva de la mano a conocer esa región milenaria, salida del Antiguo Testamento y de los cuentos de las Mil y Una Noches, pero que en pleno siglo XX, desde el término de la Segunda Guerra Mundial y la formación del Estado de Israel y hasta nuestros días, sólo ha conocido el dolor. Países tan disímbolos como los árabes de la península, los del norte de África, o bien Siria, Irán, Irak y por supuesto... Israel. Todos queriendo imponerle al otro su interpretación de la historia y de la religión. Si quieren conocer a detalle más sobre todo lo anterior, es necesario primero, detenerse a Pensar Medio Oriente. Un gran libro, que encuentran en formato impreso y en Kindle (Ebook). Lo leí en Kindle.

6. Lo que vio el perro y otras aventuras (Malcolm Gladwell)


Malcolm Gladwell ha escrito libros muy buenos. Varios de ellos los he reseñado durante años en mis blogs. Entre sus libros más vendidos a nivel mundial se encuentran los clásicos Outliers (Los fuera de serie) en donde narra la famosa regla de las 10,000 horas para ser exitoso en algo, y Blink: the power of thinking without thinking (traducido como Inteligencia intuitiva), en donde se desvive en señalar ejemplos de cómo en un parpadeo, podemos rápidamente saber cómo es una persona, un lugar, una situación y actuar en consecuencia. En sus libros describe muchos de los fenómenos de nuestras sociedades y el por qué suceden. Algo similar a lo que hacen los Freakonomics, pero con un estilo muy particular. En Lo que vio el perro, escrito hace pocos años pero que se sigue editando, Gladwell retoma muchos de sus artículos más exitosos publicados en el diario The New Yorker, antes de volverse una celebridad. Podrán leer historias de éxito de genios menores y poco conocidas, como por ejemplo el inventor de la mejor receta de catsup, o el de la mejor parrilla para hacer barbacoa. O bien saber cómo responde el autor a preguntas como ¿debe arruinarte la vida una acusación de plagio? ¿Por qué unas personas se ahogan y otras son presa del pánico? ¿A quién se puede culpar de un desastre como la explosión del Challenger? O bien, lo que los pitbulls pueden enseñarnos sobre la delincuencia. Se van a entretener con este libro, que se vende en formato impreso y en Kindle (Ebook). Yo lo leí en formato electrónico.

7. Voces de Chernobil (Svetlana Alexiévich)


La bielorrusa Svetlana Alexiévich recibió el Premio Nobel de Literatura en 2015 por su prolífica carrera como periodista y narradora como nadie, de su sociedad en los tiempos del comunismo soviético. En Voces de Chernóbil, retoma las desgarradoras entrevistas y testimonios que recogió a propósito de la mayor tragedia nuclear de la historia después de Hiroshima y Nagasaki, Chernóbil, ocurrida el 26 de abril de 1986.

Chernóbil es el mayor ejemplo que tenemos de la capacidad del hombre para destruir su entorno. Se trató de una planta nuclear, ubicada a sólo 3 kilómetros de la ciudad de Prípiat, en Ucrania, misma que tuvo que ser completamente evacuada. La rueda de la fortuna mostrada en la portada del libro, iba a ser inaugurada como parte de los festejos del Día del Trabajo (1° de mayo) de 1986. Nunca se estrenó y ahí permanece así, treinta años después, lo mismo que la infraestructura de la ciudad de Prípiat, las estatuas de Lenin y las banderas de la oz y el martillo en los edfiicios públicos. Un buen relato, no ligero, pero sí cargado de enseñanzas y que nos hará reflexionar como seres humanos. Lo pueden conseguir en versión impresa y en Kindle (EBook). Yo lo leí en Kindle.

8. Nikola Tesla. Imagination and the man that invented the 20th century (Sean Patrick)



Este ejemplar sólo lo encontrarán en versión Kindle. Es un clásico muy popular, que ofrece Amazon de manera gratuita. Sólo lo tienen en idioma inglés. Muy ameno y fácil de leer. La historia del más grande inventor de los últimos 500 años. El mundo de hoy sería imposible sin él, desde la luz eléctrica, pasando por el radio, la televisión y hasta el Internet. Todo es producto del enorme genio de quien fue en su momento ayudante de Tomás Alva Edison, pero que en realidad era quien estaba detrás del éxito de éste. Muchos magnates intentaron destruirlo, pues afectaba sus intereses (Rockefeller entre ellos), pero Tesla trascenderá más que ellos en los próximos siglos. En esta obra, conocerán al genio de origen croata, que hizo posible que hoy hablemos de vehículos eléctricos o híbridos, y que incluso tengamos la solución contra el calentamiento global o el combate contra la pobreza. Así de grande es Tesla. Les va a gustar.

9. De animales a dioses. Breve historia de la humanidad (Yuval Noah Harari)


En este interesante texto científico e histórico, que también es un superventas, Yuval Noah Harari, profesor de historia de 40 años de edad, que enseña en la Universidad Hebrea de Jerusalén, nos presenta un relato estupendo sobre cómo el ser humano y las sociedades llegaron a ser lo que son hoy en día, partiendo desde el origen mismo del género Homo en África, hace 2.5 millones de años. Para llegar a ser lo que somos, nos dice el autor del libro De animales a dioses, el hombre transitó por una revolución cognitiva, otra agrícola y finalmente la científica. En su relato de millones de años, Yuval nos lleva de la mano para describirnos desde cómo el tamaño del cerebro influyó, hasta por qué se extinguieron todos los Homo, salvo el Sapiens, o sea nosotros. ¿Ya acabó la evolución del hombre? ¿Qué papel jugó la religión en el desarrollo de las sociedades? ¿Y el dinero?¿Y qué hay del capitalismo o de los imperios? ¿Qué destino nos depara el futuro como especie? Un gran libro muy popular que seguro estoy que les gustará. Lo pueden comprar impreso, o descargarlo para Kindle.

OOO

9 libros que les recomiendo leer. Tengo pendiente de acabar otros que leo actualmente. Durante el transcurso del año, les compartiré reseñas de estos últimos o bien de los que lea este año y que esté seguro que les van a gustar. Por lo pronto, ya tienen una probadita para hacer este año, algo que a mi llena mucho desde que era niño: leer.

armandordzc@gmail.com
t / @armando_rc
f / ArmandoRodriguezC

miércoles, 9 de noviembre de 2016

10 consecuencias del triunfo de Trump


El 11/9, como ya se le conoce a esta fecha, será recordada en la historia como una jornada de shock en la comunidad internacional y como un día triste. Ayer, los electores de la nación más poderosa del mundo, la cuna de la democracia y de las libertades individuales, tomaron una decisión regresiva y de alto impacto mundial. De manera por demás contundente los estadounidenses decidieron que Donald Trump sea su presidente número 45 a partir del 20 de enero de 2017, tras obtener 279 votos electorales, nueve más de los necesarios, para dejar en el camino a Hillary Clinton con sus 228, y a quien todos los analistas, las encuestadoras y las casas de apuestas tenían por favorita para convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos. Son muchas las consecuencias y lecturas que se deben dar al triunfo electoral de un fascista, del fascista americano, como acertadamente lo bautizó Enrique Krauze. Se trata de un hombre que logró la victoria rompiendo paradigmas políticos y enarbolando un discurso de odio, nativismo, misoginia rupestre y racismo casi sin disimular. Aquí te comparto 10 consecuencias del triunfo electoral de Donald Trump:

1. El mundo está virando hacia el nacionalismo. En adelante y en el corto plazo, los candidatos nacionalistas son los que tienen más probabilidades de ganar las elecciones. En cualquier lugar.

2. El pueblo estadounidense quedó fuertemente dividido y herido. Por un lado está la base electoral ganadora de Trump (que es mayoritaria), compuesta por los habitantes blancos y anglosajones enojados, y por el otro las minorías étnicas e ideológicas agraviadas (entre ellos los hispanos y los afroamericanos), de tendencia demócrata. Tal división no se veía en el país desde 1861, cuando estalló la Guerra Civil, poco después de ganar las elecciones Abraham Lincoln, quien impulsó la libertad de los esclavos afroamericanos, desde su posición como presidente postulado por.... el Partido Republicano. Ironías de la historia. El surrealismo total.

3. Las encuestadoras atraviesan por una severa crisis mundial. No hay hoy ninguna con credibilidad, y de plano no son capaces de encontrar metodologías de fiabilidad que rompan con la tendencia generalizada de los electores por mentir u ocultar sus preferencias electorales. Ayer, un tsunami de norteamericanos blancos y resentidos, salieron a votar por Trump. Eso no fue previsto por las encuestas.

4. Presenciamos la llegada a la Casa Blanca de un hombre que tendrá muchísimo poder, pues no sólo ganó las elecciones, sino que el partido republicano logró la mayoría en la Cámara de Representantes, el Senado y en una de esas, en la Suprema Corte de Estados Unidos. Tendrá pocos frenos y contrapesos, además de la llave a armas nucleares. Un panorama de terror.

5. Se sobrevaluó el poder electoral de los inmigrantes. Es triste aceptarlo, pero contrario a los que los expertos habían señalado reiteradamente, en 2016 todavía es posible que un candidato presidencial en Estados Unidos gane las elecciones solamente con el voto blanco, y teniendo en contra el de los hispanos, afroamericanos y demás minorías.

6. Se rompió en EE.UU con el paradigma de lo "políticamente correcto". Si el discurso del odio funcionó para Trump, en adelante será emulado por muchos otros candidatos, incluso del Partido Demócrata, con graves consecuencias para los inmigrantes y las minorías. No nos extrañe que los afroamericanos vuelvan a ser llamados peyorativamente como "negroes" otra vez, y que el calendario de derechos civiles retroceda 50 años, hasta antes de Martin Luther King. Y el famoso muro sí podría ser una realidad. Una tragedia.

7. Volveremos a la era de las intervenciones militares de EE.UU. en el mundo, mismas que Obama había terminado desde 2008. Habrá más guerras, al haber un hombre desequilibrado y profundamente belicoso en la Casa Blanca. La paz mundial pende de un hilo.

8. Estados Unidos se convertirá en un país proteccionista, y los tratados de libre comercio serán puestos a revisión, e incluso cancelados. Una pésima noticia para México, cuya economía depende del comercio con ese país. El dólar se encarecerá y difícilmente bajará ya de los $20.

9. Aumentará el sentimiento anti Estados Unidos a nivel mundial. Al llegar al poder un hombre enemigo de las comunidades distintas a la suya, se creará un círculo perverso, pues muchas de ellas se radicalizarán, dando a su vez pie a que Trump justifique acciones de violencia en contra de las mismas. El terrorismo internacional podría tener nuevos motivos para atacar al país cuyo presidente no se tienta el corazón para invadirlos o destruirlos con la acción de sus marines.

10. Para México vienen tiempos de mucha dificultad en la relación con la potencia del norte. Nuestro país tendrá que replantearse desde cero el tipo de relación con un país que está siendo cada vez más hostil hacia nosotros. Y en ese trance, deberemos voltear a ver a Asia y hacia Europa. Nuestro nacionalismo también aumentará. Necesitamos fortalecernos y unirnos ante ese reto descomunal.

Twitter: @armando_rc
Facebook: ArmandoRodriguezC

sábado, 23 de julio de 2016

México y Estados Unidos: 200 años de una difícil relación

Ser vecino de la mayor potencia económica, geopolítica, militar y cultural que haya conocido el mundo desde el imperio romano, ha sido para México un elemento fundamental para explicar su devenir histórico, su geografía, su nivel de desarrollo y su posición en el entorno internacional. Los vínculos con Estados Unidos desde principios de los 1800 y hasta nuestros días, han sido extremadamente complejos, y han oscilado lo mismo por las páginas más oscuras de nuestra historia, que por la más vigorosa asociación política, comercial y de cooperación mutua; benéfica para ambos países. Por elementales razones de ubicación geográfica, sumada a la de ellos como potencia hegemónica, la relación con Estados Unidos es la más importante e intensa para México. 

La Frontera California-Baja California.
Estados Unidos a la izquierda y México a la derecha

200 años de historia conjunta nos unen, Si hiciéramos un ejercicio para medir el grado de cercanía o lejanía histórica entre ambos países a partir de los personajes en el poder, diré que la mejores relaciones personales y que repercutieron para el país, fueron las de Felipe Calderón con Barack Obama (ambos contemporáneos, además), la de Carlos Salinas con George H. W. Bush, y la de Vicente Fox con George W. Bush (por supuesto hasta antes del 9/11 y en particular, del incidente de la intervención quirúrgica de Fox justo en la votación en la ONU para invadir Irak). Por su parte, la más difícil fue la de Miguel de la Madrid con Ronald Reagan. Como podemos ver, en todos los casos, se trata de los últimos treinta y cinco años, la etapa que coincide con el periodo de mayor apertura económica y comercial entre ambos países, pero también el de mayores dificultades en materia migratoria, de seguridad y combate al crimen organizado. El caso de Miguel Alemán se cuece aparte. Tuvo una extraordinaria relación con Harry S. Truman, pero debe inscribirse en la etapa inaugural de la posguerra, de la que México salió muy favorecido. Y en cuanto a Bill Clinton con Ernesto Zedillo, es verdad que aquél fue un factor determinante para que México no se hundiera aún más en la crisis económica de 1994-95, con el crédito de $50 mmdd que gestionó para nuestro país, además de que el éxito económico de su presidencia facilitó la recuperación de México en sólo dos años, pero la relación personal entre ambos mandatarios distó mucho de ser igual de buena que las que menciono arriba. Algo más atribuido a la personalidad adusta de Zedillo, que a la sencillez de Clinton.

Rancho San Cristóbal, en Guanajuato, México (2001).
La mejor época entre Vicente Fox y George W. Bush.

En cuanto a los episodios entre países, sin duda el más difícil para México fue la guerra con Estados Unidos entre 1846 y 1848, originada a partir de que ese país decidió alentar en 1836 la "independencia" de Texas (una provincia del territorio mexicano), sólo para terminar anexándosela como una estrella más de su bandera en 1845. La guerra expansionista, propiciada por el presidente estadounidense James K. Polk terminó costándole a México una invasión, y la celebración bajo coacción y con el ejército de ocupación en la Ciudad de México, del Tratado Guadalupe-Hidalgo, por el que México "cedía" más de la mitad de su territorio más de dos millones de kilómetros cuadrados, que incluía los actuales estados de California, Arizona, Nuevo México, parte de Nevada y Utah, además del ya referido caso detonador de Texas. 

Bandera de EE.UU colocada por el ejército invasor en el
Palacio Nacional, justo el día de la fiesta nacional (1847).

Territorio de México antes de la Guerra con Estados Unidos
de 1846-1848. México perdió más de la mitad del mismo.

Existen otros capítulos álgidos entre nuestros países, como la participación del embajador de Estados Unidos, Henry Lane Wilson, en el cuartelazo por el que se derrocó y luego asesinó al presidente Francisco I. Madero en 1913, o el desembarco de marines en Veracruz en 1914, más las operaciones encubiertas de la CIA o de la DEA en los últimos cincuenta años, pero el del siglo XIX es el episodio más importante para la psicología colectiva de México, sobre todo por la forma abusiva con la que un país poderoso despojó de su territorio a un país vecino valiéndose de su debilidad y división interna.

Hoy en día nuestra relación bilateral sigue siendo complicada, pero dentro de lo bueno, que es mucho, compartimos con Estados Unidos un nivel de asociación y de relaciones inigualables en el mundo, destacando las siguientes, conforme a cifras del gobierno de México a 2015, que se pueden ver en la liga acortada http://bit.ly/2ahdnru:
  • Compartimos una frontera de 3.000 kilómetros de largo, que es la más vigorosa en términos comerciales y de tránsito de seres humanos en todo el mundo.
  • 34.6 millones de mexicanos vivían a finales del año pasado en Estados Unidos. Por su parte, más de 1 millón de estadounidenses viven aquí, siendo México el segundo país con más habitantes originarios de ese país, después de su país natal. Ningún otro país tienen a tantos connacionales viviendo en un solo país, como nosotros allá.
  • Diariamente, más de 1 millón de personas y 437,000 vehículos de todo tipo, cruzan nuestras fronteras.
  • El comercio entre México y EE.UU superó en 2015 los $532 mmdd, superando al que Alemania, Japón y Corea juntos, tuvieron con Estados Unidos en el mismo período ($483 mmdd).
  • En 2015, México compró 1.2 veces el valor de las exportaciones estadounidenses a Francia, Alemania, Japón y Reino Unido en conjunto ($198 mmdd).
  • Estados Unidos es para México, su primer socio comercial. Concentra el 80% de nuestras exportaciones y el 64% de todo su comercio total.
  • Por su parte, México es para Estados Unidos su tercer socio comercial. Nos venden el 14% de lo que comercializan, sólo por debajo de China (16%) y Canadá (15.4%). En poco tiempo seremos el segundo, desplazando a Canadá.
  • Pero por lo que se refiere a las exportaciones, Estados Unidos exporta más mercancías a México que a ningún otro país. Son incluso mayores que las que se hacen a China y Japón, juntas.
  • 6 millones de trabajos formales en Estados Unidos, dependen del comercio con México.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN
o NAFTA ), es la zona de libre comercio más grande e importante del mundo. 

Son tan estrechas nuestras relaciones humanas y económicas, que resultaría desastroso para ambos países, y no sólo para México, la llegada a la presidencia de Estados Unidos de un político demagogo, proteccionista y nativista como Donald Trump (por no hablar de su visión racista y antimexicana). Lejos de llevar a Estados Unidos y a México a una etapa de mayor integración y entendimiento, que genere bienestar para ambos pueblos, se propone separarnos aún más, y encerrar a su país en un nacionalismo xenofóbico, con tufo de preguerra de los años treinta (ahí están sus absurdas propuestas demagogas de "levantar un muro" en nuestra frontera común, y la de cancelar o revisar el TLC, lo que afectaría enormemente a Estados Unidos, no sólo a México). Con Trump no debemos entendernos, debemos combatirlo, con valentía y firmeza. No vaya a ser que regresen los peores fantasmas de la historia de nuestra relación bilateral. Sólo por esa razón, y por el bien de México y de millones de seres humanos aquí y allá, debemos evitar que alguien con la ambición y los caprichos de James K. Polk llegue al poder en Estados Unidos en 2016. Alguien que no sólo comparte con aquél la mentalidad, sino hasta el físico. Las coincidencias y las segundas partes nunca fueron buenas, Estemos alertas.-


m   / armandordzc@gmail.com
 t   / @armando_rc
 f  / ArmandoRodriguezC
in / armandorodriguezcervantes

viernes, 15 de enero de 2016

El abuelo: una extraordinaria novela sueca

Como saben, cada año al empezar enero suelo recomendar a todos ustedes, que amablemente me leen, una lista con los mejores libros que leí durante el recién concluido. Así lo hice en mi entrada anterior. Pero en esta ocasión decidí que no me podía esperar un año entero para sugerirles un libro adicional, por cuenta de la casa. Más aún porque lo empecé a leer este mismo mes, y lo devoré en apenas un par de días. Así que aquí me tienen de vuelta, para proponerles una novela que les arrancará una sonrisa de oreja a oreja. Se trata de El abuelo que saltó por la ventana y se largó, del escritor sueco Jonas Jonasson.


Toda reseña sobre un libro que se quiere recomendar debe cumplir a mi entender, con tres características: debe ser en esencia breve, despertar en el público las ganas de leerlo, y finalmente, debe contar la trama de manera general, pero sin develar nunca "la carnita", ni mucho menos el final, pues entonces se anularía el factor sorpresa, además de que le haríamos un flaco favor al autor. Como les consta, así son mis reseñas. Tengan la seguridad de que siempre los dejaré en ascuas y nunca les platicaré el final.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó es en efecto una extraordinaria novela policíaca sueca, muy del estilo literario de los escritores de ese país nórdico, afectos a los títulos largos y a las tramas de "unir los puntos", como nos acostumbró por ejemplo Stieg Larsson (autor de la mundialmente famosa saga Millennium, que dio origen a la película La chica del dragón tatuado). Pero en El abuelo, Jonasson lo hace de una manera mucho más sana y entretenida, con una inteligente mezcla de humor negro, acontecimientos históricos, ironía y comedia. Pueden estar seguros de que se reirán mucho con esta genialidad literaria de irreverencia y ternura, que en idioma español ha vendido más de cinco millones de ejemplares en su versión impresa.

El protagonista, es decir el abuelo, es Allan Karlsson, quien un día de mayo de 2005, justo en su cumpleaños número cien, y poco antes de que iniciara el festejo por tan importante acontecimiento, toma la decisión de largarse de la casa de retiro para ancianos en la que vive, y dejar plantados al señor alcalde y a los medios de comunicación que lo esperaban, para lo cual y sin que nadie lo viera, simplemente salta por la ventana del primer piso en que se ubica su cuarto, vestido y arreglado, pero calzando solamente un par de zameadillas (pantuflas), llamadas así porque a cierta edad, orinar más allá de los zapatos es la excepción, pero no la norma.

Así sin más y caminando, Allan logra llegar a la cercana central de autobuses, compra un boleto para la salida más próxima que sería en tres minutos, y justo en ese momento comienza la aventura, pues un delincuente maleducado ansioso de entrar al retrete, pero cuya enorme maleta no cabe junto con él, se la deja encargada un momento al indefenso anciano, sin reparar en los planes que éste tenía. Justo en el momento en que el vago cierra la puerta del sanitario, arriba al andén el autobús de Allan, y éste consciente de que el sujeto continúa encerrado atendiendo su emergencia sanitaria, pero sobre todo sabedor de que es un patán que le cayó mal, no duda en abordar el camión junto con la inmensa maleta de rueditas. Minutos después de que el autobús de Allan ya partió, el sujeto, que en efecto es miembro de una banda de delincuentes emerge de su urgente imprevisto y se da cuenta que el viejo y la importante maleta han desaparecido. Desde ese instante, les será difícil alejarse mucho tiempo de la novela de Jonasson.

El abuelo pronto tendrá tras de sí y de manera independiente a la policía, que busca a un anciano que parece haber sido secuestrado sin dejar rastro justo el día de su centenario, y a una pandilla de bribones, ansiosos por recuperar una maleta, dentro de la cual hay cincuenta millones de coronas suecas mal habidas, algo que Allan desconocía.

En su peregrinar, Allan se da cuenta de la enorme ventaja que supondrá esa millonada para un viejo como él, afecto al aguardiente y a pasarla bien. Y en ese trayecto conoce a diversos personajes que se vuelven sus cómplices y amigos, junto con los cuales parece salir airoso de todas las situaciones difíciles que se le presentan, incluido el lidiar con cadáveres que nadie más ha visto antes ni después, salvo Allan Karlsson y su camarilla.

Y si creyeron que la trama de la novela de Jonasson se reduce a un juego del gato y el ratón, debo decirles que eso apenas aporta la mitad de emociones, pues la historia es mezclada e intercalada continuamente con las más divertidas anécdotas vividas por Allan Karlsson desde 1905 el año en que nació, y el presente. En todas esas décadas y cual si se tratara de un Forrest Gump sueco, el simpático abuelo es protagonista de varios sucesos clave del siglo XX, siempre de manera fortuita y sin proponérselo, y siempre como producto de sus conocimientos en materia de explosivos. Eso fue lo que lo llevó a conocer al lado de personajes tan diferentes como el General Francisco Franco, el presidente Harry Truman ó el dictador José Stalin, con los cuales se emborrachó y compartió anécdotas. También fue la buena fortuna la que le permitió al abuelo ser figura clave en la invención de la bomba atómica, y convivir con De Gaulle, Churchill o Mao, entre muchos otros personajes del mundo de la política y la ciencia. Todo lo cual al paso de muchos años concluye con un viejo que una vez más y sin proponérselo, termina en una casa de retiro para ancianos... pero sólo por un tiempo.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó es una magnífica opción de lectura, ágil y ligera que les alegrará los días que tarden en leerla, y que seguramente serán muy pocos.-


t / @armando_rc
sch / @armando_rc
f / ArmandoRodriguezC
m / armandordzc@gmail.com

jueves, 7 de enero de 2016

Libros que recomiendo leer en 2016

Todos los años en el mes de enero, suelo hacer a mis lectores una recomendación de libros, basándome en los que leí en el año que recién concluyó. Esto al paso de los años ha derivado en que amigos y conocidos me suelan preguntar y consultar sobre qué libros les aconsejo comprar, ya sea para leerlos, o bien para obsequiarlos a algún ser querido, jefe o compromiso. Este año no será la excepción. Suelo leer de distintos géneros, de manera que no es fácil decantarme por el mejor libro, pues a veces el galardón se lo lleva alguna novela, y en otros años una biografía, un relato, un libro de curiosidades o alguno especializado en temas que me apasionan, como la historia, la política, la economía y nuestra sociedad. En 2015 leí 17 libros, pero sólo les sugeriré los que creo que más valen la pena. Hubo otros prometedores (como El Jilguero, o París 2041), pero a mi manera de ver, pudieron ser mejores y quedaron a deber.

Este año les haré varias recomendaciones de distintos géneros, con una breve reseña sobre cada libro que recomiendo. Pero también comenzaré con mencionar al libro que más me gustó, y que les sugiero leer. Como regla general, sugiero libros que sé que les va a gustar a ustedes, más allá de que me hayan gustado a mí. Así que comienzo.

1. La caída de los gigantes (Ken Follet)


Una gran novela, con la que Ken Follet inicia su famosa trilogía "El siglo", que narra el acontecer del mundo civilizado desde 1908 (en plena Belle Époque) y hasta el período de la Guerra Fría. Si les gustó la serie Downton Abbey (que pueden ver en Netflix, o bien rentarla), entonces seguramente La caída de los gigantes les gustará. Esta es la primera entrega de la trilogía. Aquí se entrelazan las vidas de varias familias de distintos orígenes sociales y nacionales, en Europa y Estados Unidos durante los años previos y posteriores a la Primera Guerra Mundial. Familias que incluyen a la realeza británica, su servicio doméstico, los trabajadores de las minas de carbón, la realeza y los revolucionarios rusos, el militarismo prusiano, el káiser alemán, la Casa Blanca y los corrillos políticos de Washington. La novela nos adentra en el mundo de las costumbres sociales de la época, la ideología, los intereses geopolíticos, la guerra y las relaciones entre las personas. El relato tiene sus toques de ironía y una buena dosis de sensualidad y de sexualidad, en un mundo en donde se consideraban temas tabú. La caída de los gigantes es el mejor libro que leí este año, y sé que les va a gustar.

2. Muerte súbita (Álvaro Enrigue)


Esta novela hipotética los mantendrá muy picados, aprendiendo sobre la historia del tenis, la biografía de dos famosos personajes renacentistas y el mundo de la cultura. También les garantizo que los doblará de risa, ante la divertida e inteligente forma en que Álvaro Enrigue nos narra todo lo anterior, ¿Qué hubiera sucedido si el 04 de octubre de 1599 se hubieran enfrentado en una partida de tenis a tres sets, el famoso pintor italiano Miguel Ángel Caravaggio y el escritor y poeta español Francisco de Quevedo? El libro entrelaza el encuentro deportivo con la historia de la pelota con la que se jugó esa partida, hecha con las trenzas decapitadas de Ana Bolena, y también cruza el Atlántico, para adentrarnos años antes, en la relación de Hernán Cortés con la Malinche. Aquí conoceremos la obra cultural de los dos jugadores y sus grandezas y miserias. Siempre desde el terreno de lo posible y no siempre comprobado, aunque como dice el autor valiéndose de una ingeniosa licencia histórica—, "tampoco consta que no fue así".

De manera magistral, Muerte súbita nos transporta desde lo real, hasta lo hipotético, y parte de lo histórico a lo irreverente. Siempre con una buena dosis de picardía, sensualidad y apreciación por lo peculiar de esa época y de esa partida en la que estaba en juego mucho más que un simple encuentro deportivo. Esta es una novela que les recomiendo ampliamente.

3. Amarres Perros

Hace casi un año, en otro blog les compartí la reseña del libro que hoy les recomiendo. El mismo Jorge Castañeda me agradeció la entrada que escribí al respecto.

Cuando le preguntaron al siempre polémico güero Jorge Castañeda por qué un hombre de su edad (que no es viejo) escribía desde ahora sus memorias, respondió, que lo hacía por tres razones. La primera, porque hoy en día goza de la lucidez, memoria y energía para escribirlas, capacidades que no tiene garantizadas después, y que por el contrario es natural suponer que al paso de los años, mengüen. La segunda razón, dijo, porque en este momento tiene tiempo para escribirlas, es decir, no está inmiscuido en alguna actividad profesional o personal que absorba todo su tiempo para ello. Y la tercera, porque cree que ya no podría a su edad haber algo muy interesante que de manera adicional ocurriera en su vida pública como para esperarse otros quince o veinte años en publicarlas. De esa manera, con la franqueza que lo caracteriza, el enfant terrible de la política en México, un hombre público que ha escrito grandes libros que han sido superventas (entre las que sobresalen La vida en rojo, La herencia y Mañana o pasado. El misterio de los mexicanos), nos regala esta delicia: su propia biografía.

En Amarres perros (un juego de palabras tomado de la famosa película Amores perros, pero también de las difíciles relaciones sentimentales del autor, y de su pertenencia y cercanía con distintos movimientos ideológicos y personajes públicos), Jorge Castañeda nos cuenta su vida. Una biografía rica en experiencias, que comienzan con una madre judía y un padre diplomático de buena familia, su posición social, los amigos que hizo (pasando por los del barrio, la escuela, la política y el mundo de la cultura), los países en los que vivió, y su capacidad de décadas para ser un hombre de izquierda, que lo mismo se involucró de joven con Cuba y como conciliador con la guerrilla centroamericana, que fue pieza clave del proyecto foxista, abogó por Washington en el 9-11, y congenió con George W. Bush y Condoleezza Rice. Jorge Castañeda es muy probablemente el único caso mexicano de un hombre de izquierda al que difícilmente se le puede endilgar el ser gauche caviar ó izquierda cartier. Pero también es un hombre difícil, o como él mismo lo reconoce con orgullo, un auténtico mamón.

El güero nos platica en su biografía muchos sucesos de la política y la picarezca nacional y su versión de los hechos, como la de su verdadera participación en el famoso incidente del "comes y te vas", con Fidel Castro, que estuvo a punto de generar el rompimiento de relaciones diplomáticas con México, por parte de la isla. También nos narra su relación igual de cercana con personajes tan disímbolos como Cuauhtémoc Cárdenas, Adolfo Aguilar Zínzer, Vicente Fox o Elba Esther Gordillo. Y cual si fuera un tabloide, nos comparte intimidades sobre su atormentada relación apasionada con la conductora Adela Micha. Amarres Perros es una autobiografía obligada. No se la pierdan.

4. How (Dov Seidman)


Este libro es una lección para ser exitoso en la vida. Aplica lo mismo para una organización, cualquiera que ésta sea, que para un trabajo o para nuestro día a día. ¿Por qué CÓMO hacemos las cosas significa tanto? ¿Por qué es más importante el CÓMO que el Qué? En How, que cuenta con un buen prólogo del expresidente Bill Clinton, su autor Dov Seidman, quien es abogado de profesión, escribe no sobre cómo hacer las cosas, sino del CÓMO (un concepto en sí mismo). Seidman introduce un concepto audaz: la humanidad, ha dejado atrás la era del conocimiento como motor de desarrollo. Ahora, estamos en la era del comportamiento. Y esa nueva cultura y forma de pensar es la que realmente marcará la diferencia entre países, empresas, organizaciones y personas. Sobre todo será (como ya es), el valor agregado entre varias que hacen lo mismo (o casi). El CÓMO puede ser la respuesta del por qué hay países más ricos que otros, negocios más exitosos, o por qué algunos sucesos terminan en tragedia y otros no. Lleno de ejemplos y de lecciones, el libro nos introduce en la cultura del siglo XXI.

Dov Seidman es fundador y director de LRN (originalmente Legal Research Network, ahora LRN), una compañía que asesora a empresas de todos los tamaños en todo el mundo, a ganar gracias a cómo hacen lo que hacen. LRN es la experiencia que el autor nos comparte en el libro, está revolucionando la cultura corporativa, al introducir la ética y la empatía como factores de éxito empresarial. El preocuparse por lo que es importante para los empleados y para los clientes. Y esa diferencia, el CÓMO, es lo que hace que unas empresas triunfen y otras no. 

Dov comenta en su libro un ejemplo muy sencillo: son dos pequeños puestos de café y donas en la calle, a escasas cuadras de distancia el uno del otro y de distintos dueños. Los clientes son principalmente oficinistas con frío y prisa, en las mañanas. Un puesto, tiene una larga fila de clientes, esperando para que les cobren, para después esperar a que la misma persona que les cobra les entregue lo que pidieron. La tardanza fastidia a los clientes, y el exceso de trabajo vuelve iracundo al dueño. En el otro puesto, a unas cuadras, la fila es más chica, dura pocos segundos y es únicamente para pedir el café, el cual de inmediato le es entregado al cliente junto con una sonrisa por el dueño, quien se desentiende de cobrar, pues el modelo de negocio hace que al final del mostrador haya una charola en donde los clientes ya con sus productos entregados, simplemente depositen el costo de lo que consumieron y de ser necesario, tomen el cambio con sus propias manos. ¿Cuál puesto creen que es más exitoso? Sin duda el segundo, que vende más no sólo por lo ágil de la venta (cosa que agradecen los clientes con prisa), sino por la actitud del prestador de servicios y por que éste confia en sus clientes, y a todos nos gusta que confíen en nosotros.

HOW es un muy buen libro, con lecciones muy puntuales que nos volverán más exitosos en todo lo que hagamos. Las lecciones son sin duda, un coaching de bolsillo.

5. El fin del poder (Moisés Naím)


Un libro que nos enseña a entender lo que está sucediendo en el mundo, y cómo ya nada es lo que era antes. En El fin del poder, su autor, el doctor por el MIT, Moises Naím nos explica un fenómeno mundial: el de la degradación del poder. El poder lo abarca todo en nuestra civilización. Desde los países, el deporte, las empresas, los gobiernos, los ejércitos, los sindicatos, la religión, los partidos políticos, los medios de comunicación y todo lo demás. Hasta hace cincuenta años había muy poca movilidad respecto a quienes detentaban el poder, y era muy difícil que nuevos participantes accedieran al juego del poder, salvo que tuvieran influencia y dinero. Así fue como se consolidaron dictadores, imperios empresariales, gigantes de la comunicación, ejércitos invencibles, equipos difíciles de derrotar, y países seguros.

Sin embargo, poco a poco eso comenzó a cambiar, en la medida en que nuestras sociedades se transformaron. El poder en el mundo se está disgregando y descentralizando, nos dice Naím, gracias a lo que él llama tres revoluciones: la revolución del MÁS, la de la MOVILIDAD, y la de la MENTALIDAD. La primera de ellas, se refiere a que cada vez hay más competencia y más ofertas de todo, para una sociedad mundial que es del doble de tamaño que hace medio siglo, por lo que al haber más oferta, se están derrumbando las opciones tradicionales. La segunda se refiere a la migración y los viajes, que está haciendo que la gente piense diferente, y la tercera hace alusión a los profundos cambios de valores, criterios y normas. Los micropoderes están en ascenso y de ahí que ocurra lo que antes era impensable; que un emprendedor quiebre a una industria poderosa. O que el terrorismo deje pasmados a los ejércitos. O que la Iglesia Católica tenga que replantearse muchos dogmas si no quiere perder cada vez más bastiones que se creían propios. O que ciudadanos organizados derroten a los partidos políticos. O que un tuit tenga un valor de credibilidad mayor que un noticiero de televisión. O que financieros indies sin escrúpulos puedan poner en jaque a un banco central extranjero.

El fin del poder es una lectura obligada para comprender no sólo lo mucho que ha cambiado nuestro mundo, sino el por qué, y sobre todo, lo que falta aún por cambiar. Se los recomiendo ampliamente.


5 libros, 5 propuestas interesantes, que les puede volver más ameno el inicio del tercer lustro de nuestro siglo. Espero que les gusten.-


t / @armando_rc
sch/ @armando_rc
f/ ArmandoRodriguezC